¿Registro mi juego de mesa?

Mucha gente nos pregunta sobre cómo registrar un juego de mesa, aquí tenéis nuestra respuesta:

Para registrar “completamente” un juego de mesa hay que acudir al Registro de Propiedad Intelectual y a la Oficina Española de Patentes.

Como habrás visto, hemos entrecomillado “completamente”. Esto es porque registrar un juego de mesa es un tema bastante complicado, caro, y que tampoco es que te garantice mucha seguridad para con tu obra en realidad. Un juego de mesa tiene numerosos componentes, tangibles e intangibles: Título, marca, temática, texto de reglas de juego, sistema de mecánica del juego, componentes físicos de juego (peones, dados, cartas, caja, tablero…), diseño gráfico, ilustraciones, etc… Para registrar todos estos componentes se debería hacer por separado ya que no existe una única patente que lo englobe todo, por lo que habría que acudir al registro de patentes y marcas, al registro de diseños industriales, al registro de propiedad intelectual…

En resumen, un importante desembolso de dinero que tampoco te asegura que alguien varíe un mínimo tus reglas o mecánica de juego y presente su juego como algo novedoso y original en el mercado… o, por ejemplo, el registro de propiedad intelectual actúa sólo dentro del territorio español, por lo que internacionalmente cualquiera podría copiar el juego.

Otra cuestión sería: ¿el juego realmente me va a reportar los beneficios económicos suficientes en un futuro próximo como para gastarme tanto dinero en registrarlo?

Una vez todo esto claro, nosotros desde Ludo te aconsejamos que hagas lo mismo que hace la mayoría de autores de juegos de mesa: enseñarlo a todas las personas que puedas, asistir con él a todos los eventos lúdicos que puedas y abrir una ficha del juego en la BGG (http://www.boardgamegeek.com/) para que quede constancia de la existencia del juego con una fecha… y, claro, enviarlo a las editoriales de juegos de mesa solicitando amablemente que lo testeen por si les interesara su publicación.

Mientras más personas conozcan tu juego y sus características, nacional e internacionalmente, más armas tendrás en tu poder en el caso de que alguien intente apropiarse de tus ideas (cosa que a niveles amateurs casi nunca ocurre pero que a nivel de edición profesional algún caso se ha dado).