Blog

Las noticias, eventos y artículos que nos interesan

Paso 8: Cuándo hacer el primer prototipo

Una vez que tenemos nuestro juego un poco compensado, es hora de hacer un prototipo jugable. ¿Cómo debe ser de bueno en esta etapa? Tan sencillo como sea posible, siempre que no afecte negativamente al juego. Si tu juego tiene cartas, no es aconsejable cortar trozos de papel para hacerlas, ya que se vería a través de ellos y puede afectar a la forma en que alguien juegue. Para un primer prototipo lo mejor es que sea simple. Si puedes conseguir tarjetas de visita para tus cartas, hazlo. No pierdas tiempo en esta fase creando obras de arte o incluso un esquema de diseño. Después de hacer tantos prototipos para tantos juegos distintos, esta es una constante para todos ellos – ¡harás muchos prototipos de cada juego! El primer prototipo necesita ser jugable para ver si el concepto funciona según lo previsto. Si el juego tiene un tablero, no pierdas tiempo pegándolo a un cartón. Por ahora no importa que el tablero sea sólo papel. Junta varios si lo necesitas, pero no más de lo que sea necesario.

Primer prototipo de Box Office:

He aquí un primer prototipo de un juego nuestro que llamamos Box Office. No podrás conseguir nada más básico que esto. Tarjetas, con cubos por dados y fichas de Bingo. El concepto de este juego es interesante (un juego sobre la programación de la fecha de lanzamiento de películas para maximizar los beneficios) pero todavía no hemos encontrado el equilibrio entre la simulación y la diversión.  

Primer prototipo de The Dig:

Tuvimos una idea para un juego sobre excavar y descubrir artefactos por todo el mundo. Lo llamamos The Dig. En nuestra cabeza todo parecía perfecto. Pasamos nuestro tiempo compensando el juego y entonces procedimos a hacer las cartas con el ordenador y un montón de imágenes prediseñadas. ¡Fueron 32 páginas que tuvimos que imprimir y recortar! El prototipo se veía realmente bien, y cuando lo jugamos nos dimos cuenta de que no funcionaba como lo teníamos en nuestra mente. Tuvimos que volver a la mesa de dibujo y nada de lo que hicimos en nuestro primer prototipo pudimos usarlo de nuevo. ¡Lección aprendida! Haz el primer prototipo lo más rápido posible para que puedas probar el concepto del juego antes de invertir tiempo en hacerlo más vistoso.

-Jay Cormier-

¡Oh! The Dig. Siempre tendrá un lugar especial en mi corazón. Un lugar oscuro y profundo como un pozo. Hablando en serio, ésta es la única área donde Jay y yo trabajamos bien juntos. Jay es más un tipo de hombre práctico, mientras que yo soy más del tipo conceptual. Jay es mi motivación para hacer prototipos, ya que él quiere hacerlos sencillos y rápidos para probar el juego, y yo quiero tenerlo todo bien pensado y atado antes de hacer el prototipo. Voy a ser honesto – no es bueno o malo per se, pero después de trabajar en varios juegos con él, su forma de trabajar tiene mejores resultados si estás trabajando en equipo. A veces, las diferencias que tienes conceptualizando un juego sólo saldrán a la luz cuando se tiene algo concreto con lo que probarlo (¡Eh! ¿Qué pasaría si tuviéramos 4 secciones por loseta en vez de 2?)

Igual que con The Dig, hemos hecho prototipos que acaban siendo dejados de lado. Pero para algunos juegos, como Belfort, hemos llegado a hacer unos prototipos muy, muy simples de 24 cartas que llamamos “Juegos de bolsillo” (ahora “Juegos-en-camino” o JEC). Ésta fue una excelente idea de Jay – tratar de hacer un juego con los menores componentes posibles. Intentamos hacer juegos de varios géneros (colocación de losetas, gestión de recursos, control de áreas, etc.) con una limitación autoimpuesta que era jugar con un máximo de 24 cartas. Esto, en sí mismo, es un reto de diseño, pero lo que sale de tener un prototipo hecho rápidamente es que estamos un paso más cerca del concepto a la realidad. Obtenemos una idea rápida de lo que funciona, lo que no, y en que debemos invertir más tiempo.

Cuando tu compañero de diseño realiza un viaje de 8 horas por todo el país en avión, necesitas tener claras las prioridades para cuando os veáis. Tener estos prototipos JEC nos permite decidir en pocas horas si un concepto de juego es digno de nuestro tiempo. Y algunos, como Belfort, se convierten inmediatamente en alta prioridad después de algunas horas con 24 cartas y varios clips.

Recuerda – todo tiene que empezar por alguna parte. No hay nada parecido a tener cartas en las manos, pero usar fichas de recetas o naipes viejos, impresos en una impresora laser o escritos con un rotulador, puede ayudarte a traer tu juego de la chispa de una idea a algo mucho más grande.

-Sen – Foong Lim-

Usa una de tus ideas de juego del paso 5 para hacer un prototipo rápido y probarlo para ver si funciona como se pretendía. No te centres en el diseño gráfico, solo asegúrate de que está compensado y funciona.

- Jay Cormier & Sen-Foong Lim
http://inspirationtopublication.wordpress.com/